Author Topic: The Folger Consort - A Medieval Tapestry (1990)  (Read 104 times)

Offline O

  • Posts: 1982
The Folger Consort - A Medieval Tapestry (1990)
« on: July 19, 2016, 03:27:37 PM »




http://www.sonusantiqva.org/i/F/FolgerConsort/1990AMedievalTapestry.html



Quote
Information from owned CD. A very, very nice CD to listen to; the music and voices are flowing very well. A public performance.

Así, así fluye el comentario en medieval.org.
Como siempre, para mi gusto fluía mejor "the music" que "the voices", algo operísticas casi todas las sopranos invitadas. Pero hay poco canto: dos cantigas, Hildegard y Thibaut. Pero, como siempre también, tras varias audiciones me he aficionado a las sopranos, sobre todo cuando cantan juntas (sin tener por qué), como en el sorprendente final del Pelícano. Me he quedado con ganas de más Folger, ganas perfectamente satisfactibles porque hay varios discos más, aunque la mayoría del Renacimiento.

De las dos cantigas instrumentales una sigue siendo 'única' (la 357), así que no me la había encontrado hasta ahora y he tenido que hacer su página. Bien bonita que es, además aquí con el hammered dulcimer llevando la voz tocante. Es curioso esto de las cantigas que nadie quiere interpretar siendo tan hermosas o más que muchas de las más trilladas. La otra cantiga instrumental (11) está convertida en una danza seductoramente interpretada, muy rápida, pero muy bailable. Aunque falte la voz (que no creo que añadiera ni un gramo de belleza), será una de mis versiones favoritas. (A mí no me falta la voz, oigo las voces de la versión de Micrologus, no puedo evitarlo, pero con dificultades de acople, porque es más lenta). Y de las cantadas (25, 47) como las hacen muy rápidas no me molestan los agudos de las sopranos, que además hacen cosas extrañas (o me lo parece: en la 25 en las estrofas cantan versos a solo mezclados con versos en coro; en la 47 hay una vocalizaciones (sin texto) a modo de bordón vocal); entretenidas, vamos.

Del resto del disco, las piezas instrumentales largas (las dos suites de Lescurel, el Lay Markiol, la pieza de Guillaume le Vinier) son pura delicia; en las cortas (Ce fut en mai, Calenda Maia) apenas hay tiempo para elaborar y aún así son muy satisfactorias. En las piezas cantadas también hay largos fragmentos instrumentales. El recorder en el pelícano de Thibaut es precioso (en todo el disco, en general, qué diferencia con los flauti de Peccatori e Santi: en la larguísima O Ecclesia de Hildegard algunos fragmentos tienen  ambiente moruno, para escándalo de las cándida audiencia, pero que asientan firmemente la Iglesia en la Tierra.

Me parece que oigo más percusión de la que veo escrita (dumbek, bells), muy agradable a lo largo de todo el disco.

Como dicen los amigos de medieval.org, very, very nice.