Author Topic: Capella de Ministrers - Ramon Llull, 3. Mediterraneum  (Read 241 times)

Offline O

  • Posts: 1982
Capella de Ministrers - Ramon Llull, 3. Mediterraneum
« on: December 02, 2016, 06:41:02 PM »



http://www.sonusantiqva.org/i/M/CMinistrers/2015RL3Mediterraneum.html



Última parte.
Es el disco más variopinto y heterogéneo, debido a las numerosas 'canciones' (o danzas) exóticas, por llamarlas de alguna manera, porque ¿puede haber algo exótico en nuestro mar? Esas músicas que racismos y nacionalismos consideran 'otras' son ramas del mismo árbol y en muchos casos las 'hermanas mayores' de nuestras músicas. Pero en fin, exóticas son desde el punto de vista del reducido ámbito de la música medieval 'recibida', como dicen los anglosajones.

Empezamos con el cautivador sonido del duduk, típico de la Armenia actual, aunque no sé si también se escuchaba en la Armenia menor, aproximadamente en la esquina NE del Mediterráneo, adonde se trasladaron algunos armenios por asuntos climáticos y dinásticos, más o menos durante las cruzadas. La verdad es que, por razones históricas, armenios, kurdos, circasianos (o cherqueses/os) y otros pueblos están desparramados y dispersos por todo Oriente Medio (también lo estuvieron los griegos antes de La Gran Catástrofe -Η Μεγάλη Καταστροφή-, al modo que lo estuvieron los alemanes por toda Europa Oriental). Otra cosa es que ya tuvieran las músicas que tienen hoy y que además Ramon Llull la escuchara en los sitios de reunión de la época.

Este disco no tendría que interesarme tanto, por tener menos música medieval (en versiones inesperadas) y más música 'de la otra', que abunda en muchos y buenos discos, pero... siendo todas las interpretaciones espléndidas, algunas son abrumadoras, como la tumultuosa y acelerada Letsína griega.

No voy a caer otra vez en la tentación de comentar todas las pistas, así que me fijaré en unas cuantas cosas. El sirventes novel de Peire Cardenal, magníficamente cantado, con los instrumentos muy en segundo plano. De nuevo la sorprendente elección del recitado para el Jhesus Cristz de Guiraut Riquier, que aunque tiene la melodía de fondo, a partir de cierto momento parece sonar el Chose Tassin en el exaquier.

Quizá mi favorita entre las cosas 'normales' sea una versión preciosa del Pax in nomine Domini de Marcabru, lenta y lánguida, con interludios instrumentales más que bellos. Entre lo raro, Nu tret herzuo der boessen welle, de la que solo conozco la bonita versión de Freiburger Spielleyt (Tempus fugit) en las queridas voces de Regina Kabis y Marc Lewon. La de este disco es una versión algo bárbara, mucho más instrumental y con una percusión desaforada, apta para molestar a los vecinos. Es muy emocionante.

El motete del codex de Montepellier está interpretado muy lánguidamete (como el Pax in nomine Domini), con preludio y postludio instrumentales. Mucho más animada la pieza de Las Huelgas (hasta con percusión). Las cantigas son breves (una instrumental) y muy agradablemente interpretadas. Cierra el disco con mucha marcha el Quant ay lo món consirat en una versión estupenda, mucho más estruendosa que la lejanísima del Studio en Musica Iberica I y con bonitos momentos instrumentales.