Author Topic: Wisby Vaganter - Gotlandz wiisa och här är många andra låtar (1994-1995)  (Read 160 times)

Offline O

  • Posts: 1982



http://www.sonusantiqva.org/i/W/WisbyVaganter/1995GotlandzWiisa.html




A estas alturas de la lista cuando me toca un disco 'mezcla/concoction' ya no sé qué decir. Y parace que este grupo sueco tiene más cosas como estas, por lo menos otros tres CD, un LP y una cassette (http://www.gotland-tv.se/wisbyvaganter/Fonogram.htm). La cassette habrá que ponerla con los missing, porque tiene unas cuantas cantigas.

No es este el único grupo sueco que se dedica a estos menesteres mezclativos y creo que en general me gustan más que sus análogos (¿u homólogos?) alemanes, más dados a gaitas y chirimías; estos utilizan un conjunto mucho más equilibrado de instrumentos (incluidos los de viento/soplo, muy numerosos, con muchos tipos de flautas, pommer y hasta trombones).

Tampoco el repertorio es equiparable, no todas las meclas son similares. No encontramos en esta ninguna de las famosas danzas del manuscrito de Londres, ni estampies réales ni nada por el estilo. Ni Carmina Buranta trilladas ni socorridas piezas del Vermell.

La historia del grupo (y sus discos e instrumentos) está escrita por uno de sus miembros en esta página tan poco habitual y tan de agradecer:
http://www.benet.se/medeltidsgillet/enhorningen_vaganter.html

El título del disco es el de un pieza ('en politisk propagandavisa från 1400-talets Sverige') que dura más de 12 minutos, cuyo texto seguro que se podrá localizar en la red. Aun sin él la escucha no se hace pesada, aun cuando la melodía no cambie hasta el final (como en el Bolero de Ravel). Bien cantada y con apropiado y discreto acompañamiento instrumental, me ha recordado a Brice Duisit en La Passion de Clermont.

Si es difícil hablar del disco es porque cada pista (o grupos de pistas) son un mundo diferente. Por ejemplo, la larga Gotlandz Wiisa va seguida por una composición de un miembro del grupo interpretada con una flauta 'exótica' (¿sälflöjt?) y con fondo de olas. Y después viene la muy bella Isländsk dansvisa, con hermosas polifonías vocales y unos ritmos que hasta podrían bailarse como una sardana. Luego la balada Lindormens wisa, con solista en las estrofas y coro en los refranes y una instrumentación totalmente diferente (guimbarda protagonista). Y así de pista en pista, de contraste en contraste. No sé si es que estoy predispuesto por haberme aficionado a las cantantes suecas, pero estas voces me parecen estupendas. Ellas y ellos.

Quizá lo que más destacaría del disco son las tres piezas sefardisk, las tres muy diferentes en voces, arreglos e instrumentación, las tres emocionantísimas. Y sin embargo, esta vez el secuestro musical se me ha producido con el Wol auff wir wellen slauffen de Wolkenstein. En cuando me distraigo me lo encuentro resonando en la cabeza.

Hay unas cuantas breves versiones instrumentales (de obras normalmente cantadas), entre ellas dos cantigas. En realidad la CSM 303 no es exactamente instrumental, porque cantan el estribillo en los segundos finales de la pista, pero... instrumental se queda. Hubiera sido la primera versión cantada de esta cantiga, pero le dejaremos la primicia a Paniagua. Las dos son muy bonitas, interpretadas casi como danzas, especialmente la CSM 353; la 303 tiene una instrumentación muy delicada. Totalmente diferente (¿trombón o pommer/bombarda?, como en el final de La prima vez) es la sorprendente versión de Per non far lieto alcun.

Quedan un par de preciosas obras inglesas preciosamente interpretadas (pero muy diferentes entre sí). Y una potente versión de Das Kchühorn (casi siempre la oímos en breves versiones instrumentales) en acusado contraste con las Frese nouvele que siguen, siempre adorables estos motetes del Ars antiqua. Aquí es donde se puede comprobar la gran distancia entre este grupo y otros que 'mezclan'.