Author Topic: The Ivory Consort - Music in the Land of the Three Faiths (2002)  (Read 203 times)

Offline O

  • Posts: 1982



http://www.sonusantiqva.org/i/I/IvoryConsort/2002Land3Faiths.html



La reseña de amazon.com se ajusta bastante a mis impresiones cuando he vuelto a escuchar el disco. Como es breve, podemos copiarla:
Quote
This group plays Early Music in a way you don't even hear, with passion, bravado, and incredible improvisation. The group's leader, Jay Elfenbein, is a jazz musician as well as a classical musician (he has even released a jazz gamba record called GambaDream) He and the group approach this 700-year-old music as if it were today's music, even though the instruments are vielle, oud, hand drums, and the like. The results are stirring and haunting. I was especially blown away by the singer Margo Grib's and Gerard Edery's singing of a song of a queen who unwittingly lets her husband know she has been unfaithful (La Reine de Madruga). The musicians all contribute exciting improvisations. The music is from Arab, Christian, and Jewish songs, from a time when the groups lived in relative harmony in Spain. Beautiful.

Efectivamente, El Rey por muncha madruga es uno de los momento álgidos del disco, no solo por el canto compartido (con bellos melismas/vocalizaciones de la cantante), sino por la densa y grave instrumentación (con solo el salterio agudo de tanto en tanto), la mayor parte del tiempo como un basso ostinato en una especie de marcha. La pista anterior (Ein Keloheinu) también tiene una instrumentación magnífica, como casi todo el disco (no hay flautas... ; en algunos momentos suenan algunos motivos que recuerdan las extravagancias de los Rolling Stone en Paint it black).


Del antiguo foro:
Quote
Se me hizo difícil acostumbrarme a la voz de Gerard Edery en el repertorio cristiano (pero más me cuesta, en el otro extremo, acostumbrarme a la de Russell Oberlin). La de Margo Grib me entra mejor, es más similar a lo que estoy acostumbrado, pero aún así, como se alternan en la mayoría de las pistas, el efecto de ambas voces me resulta extraño. Quizá donde menos me incomodan es en la parte judía. En la árabe parece como si hubieran tenido como modelo el disco From Spain to Spain de Vox. En la parte instrumental suenan muy originales.

Para mí el disco no empezó muy bien, con la cantiga CSM 166, Como poden, la más interpretada de todas ellas, con Gerard Edery de repente me siento transportado al disco de las cantigas de la Colección de Música Antigua de Hispavox... hasta que entra la voz femenina. Los interludios instrumentales me gustan bastante, a lo largo de la parte 'cristiana' del disco. Uno se olvida de qué es lo que están tocando y hay momentos de gran belleza, muchas veces acelerada, con tendencia al virtuosismo. En general las pistas largas, con mucho 'relleno' y con incursiones en otras músicas son las más apetecibles, como la cantiga instrumental CSM 20 o las improvisaciones de la primera, Des oge mais. Vocalmente me quedo con la de la CSM 7, Santa Maria amar. El Llibre Vermell es de otro color aquí, y en la larga Los set goyts [gotxs] alguien podría llamar jazzísticas a las improvisaciones (que es no decir nada porque en el jazz cabe de todo o casi), pero es mejor decir son unos gozos turcos. Y una gozada.

Supongo que en la parte judía es donde se encuentran más en casa, y donde los encuentro más originales, con versiones que me suenan bastante diferentes a las que hemos ido publicando. Y enormemente bellas. La parte árabe es la que menos me ha 'soliviantado', y como conozco muchas otras versiones (porque son 'grandes éxitos' lo que hay en el disco) de momento estas no se van a convertir en mis favoritas, al menos vocalmente. La inclusión de un adhán (muy bello) supongo que se debe a propósitos ilustrativos/ornamentales (nuestro amigo seguro que lo tiene en su catálogo).

Al calor de este disco se pueden montar (se montaron: http://sonusterrae.forumup.es/viewtopic.php?t=594) 'bonitas' polémicas sobre las tres Religiones/Culturas y su 'convivencia' o 'conllevancia' (las Culturas, ocho u ochenta, son a veces solo nombres, términos para entendernos, y si no, miren qué ridículo es llamar cristiana a la civilización occidental, cuyos valores reales en la práctica se parecen en nada a los del Cristo de los Evangelios, empezando por sus vicarios/virreyes en este mundo -ya que su reino era de otro- durante la mayor parte de su historia).

Las breves notas contienen numerosas inexactitudes menores.