Author Topic: Los Tiempos Pasados - Reencuentro (1996)  (Read 213 times)

Offline O

  • Posts: 1982
Los Tiempos Pasados - Reencuentro (1996)
« on: March 24, 2017, 04:34:04 PM »



http://www.sonusantiqva.org/i/T/TiemposPasados/1996Reencuentro.html




Es un disco grabado en vivo y con un repertorio macedónico (de la macedonia de frutas) como en todos los discos que he visto de ellos. Aquí participa un 'ensamble de metales' que le da una pátina renacentista a todo lo que tocan.

Casi todo el disco es instrumental, porque incluso en las pistas con canto (o cante) la mayor parte del minutaje (y secundaje) se va en instrumentos. De las 16, prácticamente un tercio son composiciones de uno de los fundadores del grupo (Scott C. Schwartz, que también aporta las portadas): cuatro Contrapuntos a 6 y una Canzona, todos ellos 'metalísticamente' interpretados. Hay dos suites, con solo algún numero cantado: una sobre el Gran Duque y otra 'al estilo Villanella' (parece que hay 7 lieder de Jacob Regnart).

En la parte medieval llama la atención la E Dame Jolie de Guillaume d'Amiens precedida por un preludio virtuosístico y licencioso. La otra Dame Jolie, la Douce, del otro Guillaume, es más normal, pero sin despertar pasiones (ni dulces ni amargas).

La cantiga no me ha gustado (como siempre, cosa personal). La instrumentación creo que no le va en absoluto. Como de costumbre, no se entiende nada de lo que cantan. Aparte del estribillo, que suena al principio y al final, después de mucho sufrir he identificado el canturreo central: los dos últimos versos de la primera estrofa.

La Perra Mora y Una Matica de Ruda tienen interpretaciones aceptables. Y lo que más me ha gustado, lo que son las cosas, es el Fandanguito inicial.

El disco está profusamente dedicado, la mitad de las pistas al menos, a múltiples dedicatarios. Algunas pistas llevan un asterisco (*) o dos (**), cuyo significado desconozco, tal vez mis escanes estén excesivamente guillotinados (o se les haya olvidado la explicación). La suite del Gran Duque luce un (*•) que prudentemente he reducido a (**).

Quizá parezco muy severo con el disco. Lo cierto es que se escucha bien, muy bien para el oído no muy entrenado, pero a mí no me resultan cómodos (ni cómotres) los repertorios variopintos, sobre todo si están interpretados de manera homogénea. Y después de Como un Sueño, esperaba otro despertar. Curiosamente también esperaba (por lo de reencontrarse) un disco posterior a los que conocía, pero, ¡qué va!, es el primero de la lista de conocidos. Hay por ahí otro, de nombre Siempre es Hoy, de contenido prácticamente idéntico al de La Música de los Peregrinos. El título parece algo místico y profundo y hasta (¡quién sabe!) puede que tengan (o vayan a tener) otro titulado Nunca es Mañana. Verdades obvias, que el decir popular siempre ha expresado: mañana será otro día.