Author Topic: Locus Musicus - El viaje del navegante (2004)  (Read 166 times)

Offline O

  • Posts: 1982
Locus Musicus - El viaje del navegante (2004)
« on: June 04, 2017, 07:23:05 AM »



file:///C:/SAweb/i/L/LocusMusicus/2004ViajeNavegante.html



Suficiente reseñas en la red como para no tener que decir nada del disco. Algunas:
https://www.amazon.com/El-viaje-del-navegante-Cantos/dp/B00BIXCE98
http://www.b-ritmos.com/locus-musicus/
http://www.laquintademahler.com/shop/detalle.aspx?id=63119

La de Goldberg (número 38, página 84; febrero de 2006) con 4 estrellas:
Quote
Casi todas las interpretaciones de este disco son absolutamente espléndidas. Dos de las cantigas de Alfonso X el Sabio, Santa Maria strela do &a y Ben pode Santa Maria, así como las seis cantigas de amigo de Martin Codax son las únicas páginas atribuidas, junto con Chanterai por mon corage, de Guiot de Dijon. Elena Gómez canta todas las obras vocales, alternándose con Zumajo y sus dos acompañantes instrumentistas. Las canciones están dispuestas artificialmente como si se tratase de un viaje, dividiendo las cantigas de amigo en tres partes, entre las que se intercalan otras canciones que no tienen relación con aquéllas. Se trata de trazar un periplo a través de instancias que no tienen relación entre ellas, idea con la que, ciertamente, se consigue un hermoso itinerario. Las obras más conocidas, casi todas ellas grabadas con anterioridad, están maravillosamente interpretadas. Hay no obstante algunos pequeños problemas. Gómez interviene con voz hermosa y sutileza interpretativa en dos cantos gregorianos, tal vez en exceso, justamente por tratarse de música litúrgica. Media vita es un responsorio, no una página para virtuoso, deslumbrante pese al resultado; Veni Creator Spiritus, por su parte, es un himno coral, en absoluto una obra para solista, cantada además a partir del Antiphonale Monasticum, no del Graduale Triplex según indican las notas del libreto. En dicho himno Gómez pronuncia "sciamus" (del verbo "scio") como "shammus", un error muy básico. Pero el disco no deja de ser atractivo gracias a la belleza de su música vocal. JEROME F. WEBER

Hay que ver en qué cosas se fija el Sr. Weber. Si nos ponemos exquisitos con
las pronunciaciones, no se salva nadie en ningún discos. Además en el caso del latín hay mucha variedad regional de pronunciaciones. ¿En qué latín vamos -van- a cantar? ¿Nos vamos al latín clásico y decimos /skiamus/? Porque no apunta cuál sería la pronunciación 'correcta'. Naturalmente, tras leer el apunte he vuelto a escuchar con atención la pista. A mí no me parece que diga /shammus/ y mucho menos con doble m; yo oigo algo más próximo a /siamus/. He escuchado algunas otras versiones en youtube y en algunas de ellas sí se oye claramente el 'errónisimo' /shiamus/. Siamus o no siamus consecuentes, el otro pecadillo implica que si a uno le entran ganas de cantar el Veni Creator Spiritus, primero hay que llamar a unos cuantos amigos (preferiblemente 7, aquí en estas norteñas tierras, para forma un ochote - ¿tendrá algo que ver con machote?) y ponerse a cantar coralmente la invocación al Espíritu Santo; y es probable que la cosa termine invocando a otros espíritus de distinta graduación.

Un poco más en serio, en Goldberg era algo como una lotería quién te tocara de crítico. Solo hay que comparar esta reseña con la de ayer de Maricarmen Gómez para Supramúsica. Weber era como aquellos profesores de aprobado general y con buena nota. Por cierto, "Las obras más conocidas, casi todas ellas grabadas con anterioridad..." ¿qué querrá decir? Aquí todo es conocidísimo y grabadísimo con anterioridad y posterioridad.

En el libreto, con sugerentes notas que invitan a la reflexión personal (sobre todo el primer artículo) hay algunos despistes en las pistas (summus, cantiga 180, Guillaume de Dijon, la uitieme como anónimo italiano ...) y el traductor inglés no está muy familiarizado con estos asuntos (he sustituido algunos términos); entre lo más chocante está la traducción de "amante confeso" por "confessional lover" que calificaríamos de error no forzado, como en el tenis, porque el leixaprén tiene su dificultad: dice el castellano "leixapren (toma-deja)" y se lee en inglés: "leixapren (ending-beginning)". En las notas francesas la cosa está mejor, porque en vez de traducción hay una glosa/explicación: "leixapren (qui consiste à commencer une strophe par le dernier vers de la strophe précédente)" pero han perdido la oportunidad de mostrar la gracia del término, ellos que tienen las dos mitades tan parecidas: laissez / prenez.

Recuerdo con vaguedad, de la primera juventud, los hilarantes mapas de Opicinus de Canistris, aunque no me daban risa entonces, era algo más relacionado con lo esotérico, lo hermético. Pero los había olvidado por completo.