Oswald von WOLKENSTEIN. Lieder
D. Linser, K. Equiluz, H. Vogel, Coro Walther von der Vogelweide - O. Costa





medieval.org
Telefunken "Dal Alte Werk" SAWT 9625-B (LP)
1974
edición española: Estéreo SAWT 9625, 1976







[A]

1. Der mai mit lieber zal  [3:15]
soprano, laúd, flauta

2. Ir alten weib  [5:29]
tenor, flauta dulce, fidel, percusión

3. Stand auff, Maredel  [3:04]
soprano, tenor, laúd, flauta contralto, fidel

4. Sag an, herzlieb  [3:11]
soprano, tenor, flauta, fidel, laúd, kurzkolz

5. Ain graserin  [3:41]
tenor, bombarda, trombón del Renacimiento, tambor

6. Fröleichen so well wir  [2:54]
tenor, aristón, chirimía, campanillas




[B]


1. In Suria  [4:09]
tenor, aristón

2. Wol auff und wacht  [5:56]
tenor, fidel, bombarda, trombón del Renacimiento

3. Ach senliches leiden  [4:42]
tenor, barítono, fidel

4. Durch barbarei, Arabia  [4:58]
tenor, pífano, campanillas

5. Her wiert uns dürstet  [2:57]
soprano, tenor, coro, laúd, sopranino, birimbao, kurzholz





Doris Linser, soprano
Kurt Equiluz, tenor
Hermann Vogel, barítono
Miembros del Coro de Cámara Walther von der Vogelweide
director: Othmar Costa

Wolfgang Praxmarer, laúd
Max Engel, flauta, fidel, bombarda, chirimía, aristón, pífano, trompa
Jann Engel, flauta dulce contralto, trombón del Renacimiento, pífano, flauta sopranino
Uta Engel, percusión, campanillas, fidel
Paul Engel, percusión, aristón, fidel, tambor
Heinz Cabass, laúd
Kurt Neuhauser, kurzholz
Doris Linser, tambor




Examinando retrospectivamente la historia del arte musical no religioso en Europa, podemos ver al inicio de esta evolución sembrada de obras maestras la figura de Oswald von Wolkenstein, una de las más destacadas personalidades y merecedor, sin duda, de ser tenido en cuenta. Wolkenstein, poeta y cantor nacido dentro de la nobleza campesina del Sur del Tirol, nació probablemente entre 1376 y 1378 en Pustertal y murió en Merano en el año 1445. Su vida transcurrió de forma agitada: Wolkenstein fue un viajero que buscó por todas partes la aventura y que estuvo siempre animado por el deseo curioso de saber “cómo el mundo está hecho”. Esta “sed de experiencia” —Oswald von Wolkenstein viajó desde Lituania a España e incluso más allá de las fronteras europeas—, que resultaba harto desacostumbrada en su época, unida al don de asimilar rápidamente todo lo visto y oído, se expresa de forma poética y musical en más de 130 obras. Composiciones que, con una diversidad y riqueza que resultan extrañas para su tiempo, emplean tanto los medios de expresión propios de la Baja Edad Media como, asimismo, aguellos que anuncian ya los tiempos modernos. La doctrina medieval de las clases, la visión jerarquizada del mundo propia del Cristianismo y el poder absoluto del amor cortés se hallan claramente reflejados en estas composiciones, lo mismo que las técnicas vocales primitivas y modos de ejecución tradicionales propios de recitadores de epopeyas; tampoco faltan en ellas las técnicas de composición polifónica de origen italiano o francés, que en aquel entonces representaban el más alto nivel artístico y que al mismo tiempo abrían nuevas perspectivas a la música de sociedad. En su papel de propagador de modelos extranjeros, copista de formas preexistentes y creador de nuevos elementos, Wolkenstein realizó una indudable labor en pro del desarrollo de un arte de sociedad vocal e instrumental en Alemania y Austria. Esta tarea le confiere la categoría de uno de los Maestros que dan el tono dentro del ámbito de la poesía y de la música.

WALTER SALMEN




OSWALD VON WOLKENSTEIN (1377-1445)
LIEDER


Dentro de la zona de habla alemana, y en el siglo XV, el convento de Agustinos de Neustift en Brixen constituía uno de los pocos centros de cultura musical existentes en la época. Con este convento, cuya característica de poseer un escritorio lo hacía resultar adecuado para que en él fueran efectuadas copias de obras de música, mantuvo Oswald von Wolkenstein, por lo menos a partir del año 1411, estrechas y continuas relaciones; fue, asimismo, en este monasterio donde recibió sepultura. En este lugar, que representa un importante papel dentro de la biografía del cantor y poeta, se celebró en el mes de septiembre de 1973 un congreso científico acompañado por primera vez de sesiones de experimentación, en las cuales cantantes e instrumentistas, en contacto directo y continuo con expertos, interpretaron una selección representativa elegida entre las numerosas obras y examinaron las posibilidades de una puesta al día de las composiciones. El presente disco ofrece algunas de estas realizaciones, grabadas en la Radio Austriaca, Studio Tirol.

Puesto que debemos partir del hecho que en la época en que vivió Oswald la idea de la obra musical completa, escrita en todas sus partes, no había sido aún completamente desarrollada, el intérprete de hoy —de igual manera que en el pasado— debe enriquecer por su cuenta, y con el fin de obtener la plena realización de la sonoridad, una obra cuyo ritmo está indicado de forma esquemática y no suficientemente clara. Estuvo y está permitida la adición de instrumentos que sirvan de acompañamiento al canto y lo sigan al unísono, reforzándolo, confiriéndole ritmo o transformándolo libremente. Puesto que la forma de ejecución de la Baja Edad Media no nos es suficientemente conocida, el intérprete debe, por un lado, conservar y tener en cuenta los elementos sobre cuya antigüedad poseemos certeza, y por el otro, tratar de obtener, mediante las posibilidades de interpretación actuales, una configuración sonora capaz de satisfacer, asimismo, al oyente de nuestros días. Nuestras grabaciones se basan en el hecho de que en el siglo XV se utilizaban instrumentaciones standard —como se desprende de los grabados de la época—. Estas distribuciones eran empleadas por los músicos ambulantes, ya fuera en el marco sosegado de la música de sociedad doméstica o bien para obtener una más amplia sonoridad en los conciertos al aire libre. Está demostrado que en el estrecho mundo en que Oswald von Wolkenstein se movía se hallaban en uso los siguientes instrumentos: laúd, flauta de pico, trombón, zanfonía, trompa, chirimía, campanillas, etc. En esta grabación, los instrumentos están empleados de forma concertada para facilitar la impresión del antiguo marco en que esta música se daba. El mismo Oswald cantaba en las moradas, en la calle, en yentas y bailes y sus melodías sonaban cada vez de forma distinta. Sus cantos se adaptaban a los más diversos motivos y ocasiones.


DER MAI MIT LIEBER ZAL
La canción es una contrafactura a dos voces del virelai “Par maintes foys” escrito hacia el año 1370 por Jehan Vaillant. Oswald von Wolkenstein no se limita aquí a enumerar los pájaros que moran en los bosques de las montañas de su país natal sino que imita sus voces de forma onomatopéyica. Se trata de una composición poética dotada de una gran espontaneidad en la que el compositor imita de forma francamente moderna los sonidos de la naturaleza y en la que se incluyen pasajes hablados.

IR ALTEN WEIB
En esta canción de corro de alegría desbordante, escrita en un ligero ritmo ternario se expresa el jubiloso y experimentado cantor ambulante Oswald; un canto monófono —que, sin duda, el mismo compositor ejecutó repetidas veces— al estilo de los juglares: con adición de variado colorido y de interludios destinados a completarlo.
La primavera ha triunfado del invierno y se muestra en todo su esplendor; la naturaleza y las criaturas rebosan de vida, el caballo grita y el asno ríe. En la segunda estrofa el poeta expone cómo se puede expresar la alegría de vivir: se regocija al contemplar la naturaleza, habla sobre viajes y, naturalmente, también sobre el amor. En la tercera estrofa alaba a una muchacha; desde el punto de vista de la historia de las costumbres posee esta representación un interés especial, puesto que nos habla sobre maquillaje del rostro, make-up para los ojos, pantalones turcos y uñas pintadas. En los refranes Oswald deja de lado las inhibiciones y rima de forma llena de fantasía, crea palabras nuevas y deja caer algunas frases desprovistas de toda posible ambigüedad.

STAND AUFF, MAREDEL
Esta canción constituye una imitación de un Rondeau compuesto en el año 1376 y titulado “Jour a jour la vie”. Oswald transforma el modelo antiguo en una composición en la que se parodia la vida de cada día, para ser ejecutada en dueto y acompañada de dos instrumentos. Esta canción burlesca es en realidad, por su sentido, una canción social: la campesina regaña a la sirvienta y la obliga a trabajar: arrancar nabos, encender el fuego, cocinar, lavar los platos. Sin embargo, Maredel, la sirvienta, no tiene ganas; es demasiado indolente y además tendría otras cosas más agradables que hacer, puesto que junto a ella se encuentra Künzel “del noble Zilerstal”...

SAG AN, HERZLIEB
No se sabe a ciencia cierta si esta composición de Oswald a varias voces es el fruto de su propio arte, o bien si se trata sólo de una imitación. Sea lo que fuere, el conjunto formado por música y texto produce un efecto sonoro digno de ser escuchado, de sabor típico de la Edad Media; es una canción sobre la vida cotidiana, a dos voces, como un diálogo entre hombre y mujer. Asimismo resulta típica para esta “canción de la vida cotidiana” la llamada del corno al iniciarse la pieza: el vigilante lo toca desde las almenas, es hora de retirarse. Un pequeño pajarillo que se llama a sí mismo “gugguckh” canta entre una multitud de aves, el firmamento ciega la vista, el día “mortal” ha llegado. El corno del centinela no se apaga sino que “resuena furiosamente”... Vete pues ahora, pero vuelve pronto.

AIN GRASERIN
Esta canción de amor a dos voces fue escrita en el ario 1417 y estaba destinada a ser cantada ya fuera al aire libre o en interiores. Oswald describe con frases de sentido figurado una delicada escena: Jensel observa a una segadora trabajando en el campo y la ayuda a “alejar sus males”. Las paráfrasis de Oswald son de gran valor poético sin que por ello pierdan su sabor popular.

FROLEICHEN SO WELL WIR
Esta canción de amor con carácter de danza canta a la alegría del mes de mayo. Es la única de entre sus obras a una sola voz que presenta una notación mensural ; las improvisaciones con carácter imitatorio y el ritmo subrayado por el bordón y la percusión siguen y acompañan la parte del tenor a una sola voz. Asimismo, las palabras cumplen múltiples funciones interpretativas.

IN SURIA AIN BRAITEN HAL
Creada en el año 1410, la composición “In Suria” está directamente relacionada con la peregrinación que Oswald von Wolkenstein realizara a Tierra Santa. Canta el nacimiento de Jesús en el establo “zu Bethlaheme” (de Belén) y describe asimismo, de una forma muy plástica, la cólera del Demonio al enterarse del acontecimiento. Desde el punto de vista de la música esta canción a una sola voz constituye una armónica mezcla de canto gregoriano y arte propio de los trovadores.

WOL AUF UND WACHT
El en otros tiempos mundano Oswald emplea en esta canción de su época tardía, que posee cierto carácter de meditación, formulas religiosas tales como los “pecados sacrílegos” que compara con animales feroces. Habla del vil “smetzen” (besar), recuerda los sufrimientos de Cristo e incita al arrepentimiento y a la expiación.
En esta composición, Oswald se ha esforzado mucho en conseguir que la pieza tuviera valor poético; sin embargo, encontramos en ella algunas rimas que resultan francamente extrañas. La melodía a una sola voz de “Wol auf und wacht” ha sido transformada para esta grabación en una heterofonía con dos instrumentos, los cuales —naturalmente teniendo en cuenta la “armonía” modal— intervienen alternativamente y desarrollan por medio de la improvisación fórmulas de transición o finales.

ACH SENLICHES LEIDEN
En el ario 1417, Oswald von Wolkenstein casó con Margarete von Schwangau. La canción “Ach senliches leiden”, cuyo carácter es, sin duda, altamente autobiográfico, fue compuesta en la época de la petición de mano; se trata de una de las canciones de amor más simples, llena de pesimismo melancólico, parecida a la composición de Petrarca “Oh amor, cuán dulce y amargo eres”. Merece ser destacada la curiosa imagen poética que encontramos en la segunda estrofa: el enamorado quiere esperar la respuesta afirmativa de su dama de igual modo que el delfín antes de la tempestad se sumerge en las profundidades para reaparecer después con el esplendor del sol, radiante y lleno de pasión.

DURCH BARBAREI, ARABIA
Este resumen en verso de su vida, furioso y amargo, fue compuesto por Oswald von Wolkenstein en los años 1426/27 durante su estancia en el castillo de Hauenstein am Schlern. Nos habla de sus viajes y es posible que por exigencias de la rima añadiera algunos inventados a los verdaderos. Compara el vasto mundo con el pequeño universo en que él se halla, aislado en la cima de una montaña en medio del bosque, preocupado por los problemas caseros y soportando el griterío de los niños y a su agresiva esposa. Habiendo perdido el control sobre sí mismo a causa de los nervios pega a los niños, entonces su mujer se le acerca rápidamente y le pega con el puño.
Los rebuznos del asno y los chillidos de los pavos constituyen su única distracción; el príncipe reinante es sólo causa de lucha y preocupaciones.

HER WIERT, UNS DÜRSTET
Esta canción es denominada “Fuga” por Oswald von Wolkenstein, con lo cual el compositor quiere indicar que se trata de una pieza a tres voces en forma de canon. Durante las seis estrofas se desarrolla una escena de taberna llena de desbordante alegría, de vigor y de efectos picantes. Los cantantes se turnan, los bebedores corean el canto y los juglares establecen competencia entre ellos. El resultado es un canto de gran sonoridad que, en esta forma o bien con ligeras variaciones, a causa de su melodía fácil podría todavía hoy muy bien ser cantado en el curso de una fiesta popular en el Sur del Tirol.





sonusantiqva.org

The Web SonusAntiqva
inicio home