Núba Rasd d-Dayl. Cantos de la noche / Ibn Báya
Omar Metioui & Eduardo Paniagua





pneumapaniagua.es
Pneuma PN-640, 2005
grabación de 1998 nueva mezcla y edición (y distinta distribución)
Primera edición en Sony:
medieval.org
Sony Hispánica "Música Andalusí" SK 89513







I. MIZÁN BSÍT
01 - Entrada - Bugya   [2:29]
02 - Twíshya - Introducción a la noche   [0:49]

SAN‘ÁT
03 - 1. Ma Yaqul Lak - Atormentado por amarte   [3:48]
04 - 2. Yá Qalbí Bushrá Hanniyá - Alégrate corazón mío   [3:36]
05 - 3. Sirrk Huwa Sirrk (instr.) - Noche de blanca luna   [0:40]

II. MIZÁN QÁ'IM WA-NISF
06 - Twíshya qá'im wa-nisf - Introducción a la media noche   [0:56]
SAN‘ÁT
07 - 1. Sam'í Limá Qultahu (instr.) - Luna llena   [2:23]
08 - 2. Yá Rabrabí - Cariño mío, mi gacela   [3:13]
09 - 3. Billáhi Yá Zayna s-Sigár - El más bello entre los jóvenes   [2:26]
10 - 4. Má Nnsá Habíbí - Nunca olvidaré a mi amor   [1:22]

III. MIZÁN BTÁYHI
11 - 6. Inshád Rasd d-Dayl - La luz de la luna   [2:08]
SAN‘ÁT
12 - 1. Ahlan Bikum (instr.) - Reina de la alegría   [1:23]
13 - 2. ad-Dunyá Hallat - El mundo en que vivimos   [5:33]
14 - 3. Absanta Yá Laylu (instr.) - Asoma el alba   [1:18]
15 - 4. Hubbukum Mazzaq Fuádí (instr.) - Te vi en mis sueños   [0:44]

16 - 5. Yá l-Wala' - Oh tú que de amor ardes   [1:25]
17 - 6. In Kán Wisálak - Cara me es tu unión   [1:30]

IV. MIZÁN QUDDÁM
18 - Muwwál Rasd d-Dayl - Goza del tiempo   [6:48]
19 - Twíshya Quddám - Introducción al alba   [0:39]

SAN‘ÁT
20 - 1. Al Hubbu Díní (instr.) - Blancura del amanecer   [1:57]
21 - 2. Yád z-Zmám - Tiempo de bienes   [4:54]
22 - 3. Lammá Wada'tu 'Alá (instr.) - Alcanzar su deseo   [0:42]
23 - 4. Tála Gtirábí - Tiempo ha que vivo solo   [3:32]
24 - 5. Yá Gazálí - Gacela mía   [3:31]
25 - 6. Yá Tál'ata - Oh luna llena perfecta   [2:02]
26 - 7. Má Nskí Sakiyya - No me lamento más   [1:05]








Ibn Báya
Omar Metioui & Eduardo Paniagua

Abdelhamid Al-Haddad, canto solista
Cesar Carazo, canto solista y fídula
Abdesselam Amrani Boukhobza, canto y tar
Omar Metioui, ‘úd (laúd árabe) y canto
Eduardo Paniagua, flautas medievales
Ahmed Al-Gazi, rabab y viola
Luis Delgado, laúd andalusí y bendir
Mohammed Agdour, darbuga


Toma de sonido Luis Carlos Esteban en el Palacio“Mulay Hfid” de Tánger: Diciembre 1998
Mezcla y edición: Hugo Wasterdahl, Madrid Diciembre 2005.







Cantos de La Noche Núba Rasd d-Dayl



“Si sientes el amor, la afección y la dulzura,
canta para mí con Rasd d-Dayl, ioh hermano!
Pues su melodia da vida a las almas,
alegra los espíritus y purifica los corazones”

Poema anónimo de la núba rasd d-Dayl


La núba Rasd d-Dayl es la cuarta del Cancionero de al-Hayk de finales del siglo XVIII, y solo contiene canciones en el modo músical Rasd d-Dayl. El tema de sus canciones es la noche, con la belleza de la luna acariciando los jardines, e invitando a beber y a la unión de los enamorados. Algunas de las moaxajas de esta núba están escritas en dialecto marroquí, aunque conservan la estructura propia andalusí.

Es corriente entre los músicos marroquíes esta frase, según el arabista Fernando Valderrama, “Si se te hace larga la noche, canta Rasd d-Dayl”.

El grupo Ibn-Baya, bajo la dirección de Omar Metioui y Eduardo Paniagua, presenta esta selección de la Núba Rasd d-Dayl, continuando la difusión de esta tradición milenaria guardada fielmente en Marruecos. En su interpretación no se busca la fusión con otras culturas músicales, sino su más estricta pureza tanto en los instrumentos medievales como, hasta donde hoy es posible, en la esencia originaria de esta tradición aprendida de maestro a discípulo.


“Hermano mío, levántate y sentirás la brisa delicada.
Entrégate temprano al vino fresco y la alegría,
en un jardín donde las flores se abrazan
como el amado abraza a su amada.”

Abu Bakr Muhammad ibn al-Qabatruna, dedicado a su hermano Abu Muhammad, ministro en Sevilla.
Al-Haqqari “Nafh al-tíb”

La música andalusí fue y aún sigue siendo de transmisión oral. Hasta hace muy poco tiempo los documentos musicales no han existido y estos no son del todo fieles ni satisfactorios. Esto supone una gran dificultad para los que estudian o interpretan la música arabigo-andaluza fuera de su propia tradición.

Las grabaciones antiguas de principios y mediados del siglo XX nos hacen observar que hay pequenas variaciones en el estilo de las diferentes escuelas, o lugares donde se conserva esta música, constatando que la transmisión oral no es igual que una partitura y que la música evoluciona. No así los textos de los grandes poetas de Al-Andalus de los que se conservan documentación extramusical.

Tenemos que remontarnos al Cancionero de al-Hayk, estudiado en 1954 por Fernando Valderrama y recientemente por Manuela Cortés, para analizar la sistematización de las núbas, los modos y las estructuras rítmicas.

Del origen de la música andalusí iniciada en el siglo IX por Ziryab en la Córdoba de Abd el Rahman II, y llevada a su esplendor por Ibn Báya (Avempace), nacido en Zaragoza y muerto en 1138 en Fez, nos ha llegado la tradición oral fijada en el Cancionero de al-Hayk y sus derivaciones.


“Mientras los laúdes hacen sus acordes ha habido una ruptura entre nosotros.
¡Traedme cerca a mi amada! e inclinaos ante ella coma los cortesanos.”

Poema anónimo de la núba rasd d-Dayl

De las núbas originarias, que se interpretaban en determinadas horas del día, se conservan en Marruecos desde el siglo XVIII un conjunto de once núbas organizadas en cuatro grupos según su horario de interpretación: desde el amanecer hasta el mediodía, desde el mediodía hasta la puesta de sol, desde la puesta de sol hasta medianoche y desde medianoche hasta el amanecer. La núba Rasd d-Dayl que ahora nos ocupa es de este último grupo y la noche es el objeto de sus poemas. El modo (tab') de las núbas esta relacionado con esta distribución horaria y con los humores humanos.

Así dice al-Hayk:
“El atrabilis, cuyo elemento es la tierra, calificada par la humanidad como fría y seca.
La flema, que tiene como elemento cómico el agua, es húmeda y fría.
La sangre, cuyo elemento es el aire y el calor.
La bilis, que tiene coma elemento el fuego, su calor quema par la sequedad que contiene par designio de Dios”
.

Los ritmos, que abarcan también el tipo de compás y medida en la música andalusí, se denominan mizán y son cinco en las núbas de la tradition marroquí: basit, qaim wa nisf, betayhi, dary y quddam.

El ritmo dary aparece unido al betayhi en distintos manuscritos, por lo que su separación parece una práctica relativamente reciente.

En las canciones o san‘as descansa toda la estructura de la núba, que como las cuentas del rosario se colocan unas detrás de otras, teniendo las introducciones instrumentales o twishyas y el canto libre del inshad y muwwal el valor de lo excepcional en estas colecciones de canciones que son las núbas.

Todo en las san‘as está regulado por el metro poético y por el número de versos, que implican el desarrollo de una primera melodía, vueltas instrumentales, una segunda melodía y la vuelta a la primera melodía como salida. Las moaxajas y los céjeles son las formas poéticas creadas en Al-Andalus para las núbas. Las san‘as no son por lo general composiciones poéticas completas, sino una estrofa adaptada a las necesidades musicales, lo que ha llevado a que en su mayoría se consideren anónimas debido a su fragmentación y su transmisión oral.

EDUARDO PANIAGUA



medieval.org
Sony Hispánica "Música Andalusí" SK 89513


sonusantiqva.org

The Web SonusAntiqva
inicio home